¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Publicaciones y Prensa

SEICAP 2014. Madrid

El Martes, 20 Mayo 2014. Enviado a Comunicaciones orales

Inducción de tolerancia oral (ITO) a proteinas de leche de vaca (PLV) en pacientes de riesgo (IgE caseína >70 KU/L). Importancia de la edad.



A. Claver, E. Botey, B. Navarro, E. Alarcón, S. Nevot, A. Cisteró-Bahima.

Objetivo:

Valoración global del proceso de ITO a PLV en pacientes de alto riesgo (IgE caseína > 70 KU/L).

Material y Métodos

Presentamos 8 pacientes diagnosticados de APLV (4V/4M) con edad media de 6.6 años (rango 1.08-12.5), antecedente de anafilaxia y valores de IgE específica a caseína > 70 KU/L (media: 184.18 KU/L; rango: 71-374). Todos ellos se sometieron a ITO siguiendo protocolo SEICAP adaptado en la fase inicial para los 3 mayores de 11 años.

Resultados

Los 8 toleraron sin incidentes las diluciones y 6 precisaron tratamiento al comenzar con las tomas de LV sin diluir (2 de ellos 1 dosis de adrenalina). Dosis al alta tras fase inicial hospitalaria entre 0.5 y 2 mL. Los 8 alcanzaron dosis de 200 mL y toleraron yogur, queso fresco y pizza. La IgE media a caseína post-tratamiento fue de 50.03 K/L (rango: 8.65-91). La duración media de ITO fue de 28.7 semanas (rango: 19-52).
En las tomas diarias, 3 pacientes presentaron síntomas frecuentes leves autolimitados (abdominalgia), otros 3 reacciones ocasionales leves-moderados (< 3 episodios) y otros 2 reacciones frecuentes leves-moderadas (> 3 episodios) sin precisar adrenalina.
Tras la ITO, 3 pacientes (< 4 años) ingieren LV y derivados sin miedo ni restricciones y los 5 restantes (>5 años) afrontan la dosis diaria con miedo, rechazando el consumo habitual de lácteos pero con normalización de dieta.

Conclusiones
La ITO puede conseguirse con éxito a cualquier edad, incluso en pacientes altamente sensibilizados. En nuestra experiencia, existe una cierta complejidad en edades superiores tanto en el inicio como al finalizar la ITO. El niño pequeño, partiendo de un riesgo similar, afronta el tratamiento sin miedos, incorporando la leche a su vida con normalidad. El niño mayor y/o adolescente suma factores psicológicos que dificultan el proceso, en sí laborioso, entorpeciendo la normalización de su rutina.

Comparte este contenido

Bookmark and Share